Ildália Aguiar

DERECHO DE LA SALUD, SU RECEPCION EN EL ORDENAMIENTO BRASILEÑO COMO MEDIO DE EVOLUCION DE LOS DERECHOS HUMANOS/LABORALES/ CONSTITUCIONALES , LA TRAJETORIA DEL LOS DERECHOS DE LA SALUD - HUMANOS LABORAL EN BRASIL REFLEXIONES ACERCA DEL TEMA

    Ildália Aguiar de Souza Santos

hypertension, high blood pressure, heart disease

 

  1. INTRODUCCION

     El derecho a la salud es un derecho contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tal declaración preconiza que todo ciudadano / ser humano (aquí trabajaremos siempre la idea de humanidad con la de ciudadanía) tiene derecho a un nivel de vida capaz, que asegure (familia) salud y bienestar, y que esas dos palabras simbolicen siempre en la mente humana: y alimentación, vestuario, vivienda, higiene, atención médica y los servicios sociales indispensables. Lo que se puede afirmar con vehemencia es el derecho a la salud es indisociable del derecho a la vida que es correlato al directo del trabajo y ambos tienen por inspiración el valor de igualdad entre las personas.

     Discutir la violación al acceso a salud, mirando como un  derecho humano, y incluso  en el ambiente laboral es algo muy peligroso, decir que nunca hubo violación a los derechos humanos en el ambiente laboral mundial es algo también imposible de si creer o decir.

     Lo que se intenta con este trabajo es traer algunas informaciones acerca del tema y con el ejemplo brasileño de inserción continua y graduada de la temática de derechos humanos ( derecho de la vida y de la salud ) en su ordenamiento jurídico como fue y hasta como se encuentra hoy, demonstrar que lo necesario es más que edición de leyes, es necesario una evolución crítica y social de los ciudadanos y de la política publica.

     Los derechos humanos, nada más son que la concientización de la vivencia en grupo (sociedad) y del respeto que esa convivencia impone  y necesita de cada uno, es la conciencia fática de una visión de libertad, igualdad y fraternidad, que a todas las personas como seres vivientes deberían reconocer de pronto y así el concepto sería un  reflejo del espirito de los hombres agregado a una percepción de la humanidad y del potencial que la misma detiene.

     “En el contexto brasileño, el derecho a la salud fue una conquista del movimiento de la Reforma Sanitaria, reflejando en la creación del Sistema Único de Salud (SUS) por la Constitución Federal de 1988, cuyo artículo 196 dispone que “La salud es derecho de todos y deber del Estado , garantizado mediante políticas sociales y económicas que apunte a la reducción del riesgo de enfermedad y de otros agravios y al acceso universal e igualitario a las acciones y servicios para la promoción, protección y recuperación “. Sin embargo, el derecho a la salud no se restringe sólo a poder ser atendido en el hospital o en unidades básicas. Aunque el acceso a servicios tiene relevancia, como derecho fundamental, el derecho a la salud implica también la garantía amplia de calidad de vida, en asociación con otros derechos básicos, como educación, saneamiento básico, actividades culturales y seguridad.

     La creación del SUS está directamente relacionada con la toma de responsabilidad por parte del Estado. La idea del SUS es mayor que simplemente disponibilizar puestos de salud y hospitales para que las personas puedan acceder cuando lo necesiten, la propuesta es que sea posible actuar antes de eso, a través de los agentes de salud que visitan frecuentemente a las familias para anticipar los problemas y conocer la realidad de cada familia, encaminando a las personas a los equipos públicos de salud cuando sea necesario” [1]

     La Constitución Federal de 1988 trajo un papel muy importante para el derecho a la salud en Brasil, pues según la Constitución, el Estado tiene a la responsabilidad de promover el acceso para todos, siendo un derecho universal que pertenece a los brasileños y extranjeros, que así lo necesiten, pudiendo utilizar los servicios de salud de forma gratuita para promover su derecho. De este modo, la salud fue reconocida como un derecho social fundamental por la Constitución de la República Federativa del Brasil, que incluye como uno de los principios básicos la dignidad de la persona humana, y por ser un Estado Democrático de Derecho, pretende superar desigualdades sociales con el fin de realizar justicia social. [2]

     Hoy la sociedad comprende los Derechos humanos como garantías jurídicas universales de los ciudadanos, generalmente son pactados por medio de las cartas constitucionales de los países y vistos como derechos fundamentales en el ordenamiento jurídico. Todavía no podemos decir que los derechos humanos sean inmutables, esos derechos cambian de acuerdo con la sociedad y la necesitad que cada una tiene. Lo cierto es que podemos mirar esos derechos como garantías históricas, que cambian con el tiempo y el momento. Y para mejor presentar eso hagamos ahora un análisis del histórico brasileño.

  1. EVOLUCIÓN DEL DERECHO LABORAL / DERECHO DE VIDA  EN EL ORDENAMIENTO BRASILENO 

     Para que se entienda en pensamiento acá expuesto, necesito esclarecer unos puntos importantes,  derecho de salud é un derecho humano, y esos derechos se fueron implementados en el Brasil frente la norma laboral, entonces hacer un conexo de esos derechos es la mejor de forma de visualización del impleento de los derechos humanos en el BRASIL.

     El derecho laboral brasileño tuvo cambios extremos con el pasar del tiempo, hasta porque la forma de mirar a los trabajadores ya la persona como un ser viviente poseedor de derechos no solo deberes, es algo que con el tiempo se desarrolló en Brasil.   Mirar un prospectivo histórico del derecho laboral en Brasil es mirar cómo se desarrolló los derechos humanos de forma simultánea, pues se comprende cómo humanos  y fundamentales, los derechos que acá llamamos laborales, y derechos de la salud, la verdad es que hablamos de vida, y en ese aspecto o hay como separar las cosas,, pues que  en verdad ellos (esos derechos) intentan generar una condición de dignidad a la persona, que ya la detiene y no impone, por no saber valorar como tal o ser obligado a no reconocer su propia condición  .

      De acuerdo con Garcia (2014, p. 33), la evolución del derecho laboral en Brasil sufrió una rápida evolución a medida que se verifican los avances obtenidos desde la Constitución de 1824 (Constitución imperialista) hasta la publicación de la carta magna de 1988.La constitución  del Imperio de 1824 no decía mucho sobre los derechos laborales, y tan poco sobre la concepción de los derechos humanos ( de forma anexa , será presentada el titulo 8 de la constitución del imperio para que se verifique la evolución de la percepción de los derechos humanos a nivel brasileño)  todavía teniendo la influencia del liberalismo, abolió al institutos que significaban el contrario del pensamiento de dignidad, podemos así decir, sacando del ordenamiento :  de las corporaciones (art. 179, n.25), y dictado la  libertad de ejercicio de profesiones, sin embargo,  aunque para vergüenza nacional se observaba la presencia del trabajo esclavo, siendo abolido por la Ley áurea del 13 de mayo de 1888.

     Por consiguiente, en la Constitución de 1891-Constitucion De La Republica De Los Estados Unidos Del Brasil , a nivel de avanzo y estudio no mucho se hizo en este periodo , solo ocurriendo el reconocimiento de la libertad de asociación (artículo 72, § 8), y eso aunque de forma genérica.

      Frente a los cambios ocasionados por la aparición de leyes que darían un proteccionismo al trabajo, y eso por ocasión del establecimiento de la Organización Internacional del Trabajo OIT en 1919. Brasil empieza a sufrir influencia de la OIT, y así presenta la necesidad de instalarse normas laborales en su territorio.

     Bajo esa nueva visión política del mundo y del trabajo. Bajo el gobierno de Getúlio Vargas, de orientación populista, da pulso a esos movimientos con una política laboral, conquistando toda esa clase.

    Según  preleciona Amauri Mascaro Nascimento (2004, p. 72), en el presente trabajo se analiza la institución de la Cartera Profesional por el Decreto 21.175 / 1932, la disciplina de la duración de la jornada de trabajo en diversos sectores de la actividad económica, como en el comercio (Decreto 21.186 / 1932, y en la industria (Decreto 21.364 / 1932), el trabajo de las mujeres en establecimientos industriales y comerciales (Decreto 21.417-A / 1932), el trabajo de los menores (Decreto 22.042 / 1932) y los servicios de estiba (Decreto 20.521 / 1931) .

     En lo que se refiere al histórico constitucional de leyes laborales, la que primero aborda con contenido específico las normas de Derecho del Trabajo ( derechos de dignidad / humanos)  fue la promulgada en el primer gobierno de Getúlio Vargas, en 1934, dictando el fin de:

  1.  cualquier distinción salarial por sexo, edad o nacionalidad; b. como también la introducción del salario mínimo, vacaciones remuneradas, prohibición del trabajo para menores de 14 años; c.  reducción de la jornada diaria para 8 horas, descanso semanal e indemnización por despido sin justa causa.

     Acá empezamos a mirar una lucha por los derechos fundamentales, que podemos llamar, de humanos y hasta mismo, de la persona. La Era Vargas, así los historiadores llaman el periodo del gobernanza de  Getúlio Vargas que duro por (15 años)  ha sido el gobiernos de los trabajadores.

     En el año 1937, presionado por una crisis política que resultaría en la posible pérdida del poder,  Vargas publicó la constitución de la Polaca, inspirada en el sistema corporativista de Polonia, esta constitución trajo para Brasil una intervención estatal. Y para el ámbito laboral se basó en la prohibición de huelgas por parte de los trabajadores y la institución de un sindicato único, visando la sociabilidad y el avance de la economía estatal.

     Acá, por ocurrencia de que las leyes laborales eran dispersas por la legislación ya instituida, necesario se hizo tener una compilación de la ordene laboral del país, lo que resulto en una disposición sistemática: en la Consolidación de las Leyes del Trabajo, constituyendo el Decreto-ley 5.452 de 1 de mayo de 1943, sirviendo de instrumento para que Vargas conquista clase de trabajadores y la hizo olvidar los ocurridos durante el período de Segunda Guerra Mundial.

     La Constitución de 1946 – Constitución De Los Estados Unidos Do Brasil se basa en una nueva república brasileña, poniendo en plano la vuelta del derecho a la huelga, enumerando derechos laborales ya existentes pero no efectivos, que ya hubieran sido previstos en las Constituciones anteriormente citadas. En la época de Régimen Militar, la Constitución de 1967- Constitución De La República Federativa Del Brasil, hizo reconocer todos los derechos laborales anteriormente previstos, incluyendo, a la vez, el Fondo de Garantía del Tiempo de servicio (Ley 5.107, de 13 de septiembre de 1966).

     La ultima y actualmente vigente constitución Brasileña es la Constitución ciudadana de 1988 – Constitución De La República Federativa Democrática Del Brasil, a partir del 5 de octubre de dicho año, con la vigencia de la carta, ocurren disposiciones legales que tratan del derecho del trabajo, todas previstas en su título II, capítulo II que concierne a los derechos sociales y, aunque paralelamente, a los derechos y garantías fundamentales, el arte. 7º al 11º de la misma carta.

     Después de su positivación por la carta magna, el derecho a la salud se volvió más amplio, como anteriormente había sido la intención constante del preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y en ese sentido tomando forma y agregando otras concepciones: promoción, protección y recuperación.

      Con esta perspectiva la legislación brasileña incorporó el nuevo concepto de salud, y tuvo como factores condicionantes y determinantes para la efectivación de la salud, la alimentación, la vivienda, (derechos sociales) así como todas las acciones que se destinen a garantizar el bienestar físico, mental y social de los ciudadanos.

       Es lo que se desprende del artículo 3 y su párrafo único de la Ley n ° 8.080 / 90:

      Art. 3 – La salud tiene como factores determinantes y condicionantes, entre otros, la alimentación, la vivienda, el saneamiento básico, el medio ambiente, el trabajo, la renta, la educación, el transporte, el ocio y el acceso a los bienes y, servicios esenciales; los niveles de salud de la población expresan la organización social y económica del país.

    Párrafo único. Se refiere también a la salud las acciones que, en virtud de lo dispuesto en el artículo anterior, se destinan a garantizar a las personas ya la colectividad condiciones de bienestar físico, mental y social.

     Y en la intención de hacer efectivos los derechos sociales, la CF / 88 instituyó el sistema capaz de dar efectividad al derecho a la salud, el Sistema Único de Salud (SUS). El SUS es la principal política social y económica para la protección y garantía de la salud en Brasil y está regulado por la ya referida Ley n ° 8.080 / 90, conocida como la Ley Orgánica del SUS.

    En el marco de la explicación hecha, el acceso a la salud en Brasil es asegurado como uno de los derechos sociales previstos (artículo 6) y también, incluido en la Seguridad Social del mismo texto normativo (artículo 196), donde precepto salud como derecho de todos y deber del Estado.

     Lo que corresponde a nosotros reafirmar y evidenciar en todo momento es que la salud en Brasil y en el mundo presupone un derecho del ciudadano y, en contrapartida, una obligación del Estado. La importancia evidente, es que el avanzo de la conceptuación de la persona se ha hecho con base en la legislación laboral, pues mira que a las mujeres, no detenían todos los derechos, y a cuestión cultural brasileña imponía a ellas una posición no de igualdad frente los hombres, pero sí de subyugarse a ellos, y con la nueva ordene constitucional y de la salud   ,  los principios de igualdad y dignidad presentados también por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todos como derechos fundamentales empiezan a ser conocidos y ejercidos .

     Tal deber exige varias medidas estatales en el saneamiento básico y acciones y servicios de salud, prestados por órganos e instituciones públicas que integran el Sistema.

      La importancia evidente, es que el avanzo de la conceptuación de la persona se ha hecho con base en la legislación laboral, pues mira que a las mujeres, no detenían todos los derechos, y a cuestión cultural brasileña imponía a ellas una posición no de igualdad frente los hombres, pero sí de subyugarse a ellos, y con la nueva ordene constitucional y laboral  ,  los principios de igualdad y dignidad presentados también por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, todos como derechos fundamentales empiezan a ser conocidos y ejercidos .

  • LOS DERECHOS HUMANOS Y SU OCORRENCIA EN LA HISTORIA MUNDIAL 

     Para COMPARATO, el apogeo de la afirmación de los derechos humanos ocurre en la era moderna, con las banderas ideológicas de la Revolución Francesa (Libertad, Igualdad y Fraternidad). Bajo la influencia del iluminismo, se revelo que los seres humanos tienen en la razón un elemento común, y que esta misma razón no acepta desigualdades justificadas por la naturaleza o por divinidad. 

     Los ideales iluministas ponen la tríade de la revolución francesa como resultado de la razón humana y así siendo como causa primera de los derechos inherentes a los hombres. Como que mirando una perspectiva histórica (de hechos) de los derechos humanos, podemos incluso decir que los derechos humanos, surgirán con la Declaración universal de los derechos Humanos – firmada en 1948;

     Anteriormente a eso, verifica- se la existencia de una protección de derechos básicos al individuo- la razón / conciencia humana; el primer forma de protección en la historia es al cilindro de Ciro – una pieza de arcilla que contenía los principios de Ciro, rey de la antigua Persia que cuando conquistó la ciudad de Babilonia, en 539 a. C. liberó los esclavos de la ciudad, y  declaró que  toda la sociedad babilónica o no podía elegir su religión (incorporando así la libertad religiosa en la babilonia  y estableció la igualdad racial).

     La segunda forma de protección es la Petición de Derecho, undocumento elaborado por el Parlamento Inglés en 1628 y posteriormente enviada a Carlos I como una declaración de libertades civiles.
La Petición se basó en cartas y estatutos anteriores y tenía como principal objetivo limitar las decisiones del monarca sin autorización del Parlamento.

     En 1776, se desencadenó el proceso de independencia de Estados Unidos, contexto en que se publicó una declaración que acentuaba los derechos individuales (derecho a la vida, a la libertad ya la búsqueda de la felicidad) y el derecho de revolución;

     Ante el todo que se ha puesto, el derecho de los hombres en una forma de colectividad y en lo que dice respeto al derecho de la salud, o en ciudadanía  o en derechos humanos, pues que todos esos derechos en verdad son un solo.

     Se presume, en toda la historia mundial que siempre se ha buscado una protección a los derechos de la persona, intentando garantizar una eficacia del sistema normativo para la sociedad o que  la existencia del sistema se debe a eso, las ideas son conexas, y no pueden ser  pensadas en apartado .

NO EFECTUACIÓN DE LOS DERECHOS GARANTIZADOS

     Los derechos sociales, arts. De la Constitución, seguida de disposiciones específicas en los artículos 196 a 200, constituyen el derecho a la salud como derecho fundamental de todo y cualquier ciudadano, siendo su prestación de carácter integral, gratuita, universal e igualitaria, otorgándoles el derecho público subjetivo de obtener asistencia a la salud por parte del Poder Público.

     Sin embargo, el reconocimiento de este hecho como premisa válida no significa ipso facto, su materialización efectiva. Hacer que la sociedad sea informada por medios de comunicación u otros medios de comunicación de situaciones de omisión del Poder Público, con ciudadanos menos favorecidos.

     La inseguridad sobre la garantía / cumplimiento de ese derecho es una realidad. El sistema de salud ya instaurado es insuficiente por la demanda recurrente de la sociedad, lo que hace a la falta de recursos existentes insuficientes para abarcar el derecho a la salud conforme al orden constitucional. En este sentido, Marcus Vinícius Polignano explica que:

     “La crisis del sistema de salud en Brasil está presente en nuestro día a día pudiendo ser constatada a través de hechos ampliamente conocidos y divulgados por los medios, como: colas frecuentes de pacientes en los servicios de salud; falta de camas hospitalarias para atender la demanda de la población; escasez de recursos financieros, materiales y humanos para mantener los servicios de salud operando con eficacia y eficiencia; retraso en el traspaso de los pagos del Ministerio de Salud para los servicios convenidos; bajos valores pagados por el SUS a los diversos procedimientos médicos-hospitalarios; aumento de la incidencia y resurgimiento de diversas enfermedades transmisibles; denuncias de abusos cometidos por los planes privados y los seguros de salud “.

     El Desembargador Newton Carpe da Silva, citado por el jurista Juliano Heinen (2010, p.3 / 4), al analizar la realidad del país afirma que:  

     “Milhares de brasileiros bombam mortos todos os dias, pela fome, frio de desassistência do Poder Público. Milhões de tantos outros carecem com a falta de saneamento, infra-estrutura, moradia, água potável e energia […] e que no campo assistencial a situação nacional não é melhor, pois faltam leitos nos hospitais, faltam hospitais públicos, faltam remédios, médicos e estrutura as casas de saúde destinadas ao atendimento público […] conclui ser totalmente despida de razão o comando judicial que determinou o Estado a arcar com gastos improvados”.

     La Constitución Federal impone al Estado una enorme gama de obligaciones, principalmente en lo que se refiere a los llamados derechos sociales fundamentales, pero la implantación de políticas públicas sociales que concretan los derechos de esta naturaleza carecen de recursos que no siempre el Estado consigue arcar, generando una enorme disparidad entre la realidad y el garantizado constitucionalmente. En ese diapasón entra la cuestión del costo de los derechos sociales, entre ellos el derecho a la salud, teniendo en cuenta el orden constitucional en cuanto al modo que debe ser prestado ese derecho por el Estado. En ese diapasón Ingo Sarlet (2001, p.12):

     “Tal vez la primera dificultad que se revela a los que enfrenta el problema es el hecho de que nuestra Constitución no define en qué consiste el objeto del derecho a la salud, limitándose, en lo que se refiere a este punto, a una referencia genérica. En resumen, el derecho constitucional positivo no se infiere, al menos no expresamente, si el derecho a la salud como derecho a prestaciones abarca todo tipo de prestación relacionada a la salud humana (desde atención médica hasta suministro de gafas, aparatos dentales, etc.) , o si este derecho a la salud se encuentra limitado a las prestaciones básicas y vitales en términos de salud, esto en que pese a los términos de lo que dispone los artículos 196 a 200 de nuestra Constitución “.

     Henrique Kujawa[12], em artigo publicado no CEAP/RS, ressalva:  

“[…] históricamente no se desarrolló en Brasil una política pública de salud que prima por la universalidad del acceso e integralidad de la atención a la lógica predominante siempre fue” para quien tiene dinero la atención y los demás la caridad “[…] la construcción del Sistema Único de Salud SUS con principios de Universalidad, Integralidad y Equidad ocurrió y continúa en contra del modelo hegemónico, desde la década de 1960, que prima por la salud privada de grupo (famosos planes de salud) y la centralidad del modelo ” hospitalocéntrico “que centra atención a la salud en los procedimientos médicos, en los servicios de diagnóstico, pronóstico y hospitalarios. Obviamente no se trata de ignorar o menospreciar el papel de estos profesionales y de estos servicios para la salud pública, sin embargo, es visible que si la política de salud no califica la atención básica y una red de atención que tenga resolutividad, los hospitales van siempre a ser superpoblados. La responsabilidad constitucional de garantizar el derecho a la salud es de las tres esferas de gobierno. Sin embargo, por más que se haya producido reglamentación […] no hay un compromiso en el compromiso de los recursos debidos ni tampoco en la definición clara de las responsabilidades de cada gestor. Mientras tanto el ciudadano queda a merced del diputado “hura cola”, o de los albergues proporcionados por otros diputados generosos “.

     La verdad es que el acceso a la salud de calidad, tiene correlación proporcional al poder económico que el individuo y sus familiares poseen. Sin embargo, si el ciudadano no tiene condiciones financieras para sufragar un plan de salud privado, depende exclusivamente y exclusivamente de la asistencia prestada por el Estado.

     CONCLUSIÓN

     Al analizar el historial de la salud en Brasil, podemos concluir que, no sólo de derecho, sino como de hecho, el derecho a la salud sólo fue concretado con el advenimiento de la Constitución de 1988. Anteriormente a esta Constitución, las acciones de salud no eran prestadas a todos. Esta Constitución no sólo garantizó el derecho a la salud, como creó un sistema capaz de hacerlo. Así surgió el Sistema Único de Salud (SUS) que está regulado por la Ley n ° 8.080 / 90.

 

     Se percibe claramente el progresivo desguace de la red pública, lo que contribuye y mucho al aumento del caos en la salud pública, reflejando directamente en la atención prestada al más necesitado, que no tenga como costear un plan privado y mucho menos accionar al Estado exigiendo la prestación de un servicio de salud, cuando se omite o no se presta de forma eficiente y adecuada. Demostrando que el Estado no está suficientemente parecido para atender a todos los ciudadanos que dependen de un servicio de salud, de forma integral, gratuita, universal e igualitaria. Y esa problemática, consecuentemente, obliga al Poder Judicial, guardián de la Ley Mayor, a intervenir, así, obligando a Estado a cumplir con su deber constitucionalmente impuesto.

 

     Siendo así, se concluye que la República Federativa del Brasil siguió la concepción de Estado Social y buscó para sí la responsabilidad de proporcionar el bienestar social, garantizando la salud como un derecho fundamental. Aunque no tengamos ese derecho ejercido en todos los niveles y el acceso a salud no sea algo tan simple, pues es algo que involucra una cantidad de dinero, estamos en el inicio de algo.

 

     Aunque ese mismo derecho no esté bien implementado en la práctica, debe ser en todo momento efectivo, y buscado incesantemente, al inicio de ese trabajo dije que los derechos humanos equivalían a la ciudadanía, y esa es la conciencia social que debe ser trabajada en el mundo.

      REFERÊNCIAS

ANPT. Anpt Critica Aprovação de Projeto de Lei que Libera Terceirização Indiscriminada nas Empresas. Disponível em: http://www.anpt.org.br/imprensa/noticias/3023-anpt-critica-aprovacao-de-projeto-de-lei-que-libera-te…. Acesso em 10 dez. 2017.

BARROSO, Luís Roberto. Constituição da Republica Federativa do Brasil Anotada. 4ª ed. São Paulo: Saraiva, 2003.

BONAVIDES, Paulo. Curso de Direito Constitucional. 25ª.edição, São Paulo: Malheiros, 2010.

BRASIL. Lei 13.467, de 13 de julho de 2017. Altera a Consolidação das Leis do Trabalho (CLT). Disponível em: <http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2015-2018/2017/lei/L13467.htm>. Acesso em 10 dez. 2017..

BRASIL. Constituição Federal de 1988. Promulgada em 5 de outubro de 1988. Disponível em <http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/constituição/constituição.htm>. Acesso em 10 dez. 2017.

CANOTILHO, Joaquim José. Direito Constitucional e Teoria da Constituição. 7.ª Edição – 5.ª impressão, Portugal: Almedina, 2008.

GARCIA, Gustavo Filipe Barbosa. Curso de Direito do Trabalho. 11ºed. Rio de Janeiro: Forense, 2017.

MORAES, Alexandre de. Curso de Direito Constitucional. 30º ed. São Paulo: Atlas, 2014.

NASCIMENTO, Amauri Mascaro. Curso de direito do trabalho. 19. ed. São Paulo: Saraiva, 2004.

NETO, Xisto Tiago de Medeiros. Os Direitos Sociais e sua concepção como cláusula pétrea constitucional. R. do Ministério Público do Trabalho. V. 14, n. 27, p. 79–87, São Paulo, Editora LTR, 2004.

OIT. Convenções. Disponível em: http://www.ilo.org/brasilia/convencoes/lang–pt/index.htm. Acesso em 24 jul. 2017.

ONU. Declaração Universal dos Direitos Humanos. Disponível em: http://www.onu-brasil.org.br/documentos_direitoshumanos.php. Acesso em 25 octubre. 2017.

SILVA, José Afonso Da. Curso de Direito Constitucional Positivo. 32ª.edição, São Paulo: Malheiros, 2009.


[1]  Disponível em <https://pensesus.fiocruz.br/direito-a-saude  Acesso em 10.01.2018

[2]Disponível em <http://www.ambitojuridico.com.br/site/index.php?n_link=revista_artigos_leitura&artigo_id=9037#_ftnref1  Acesso em 10.01.2018.

 

 

 

 Se percibe claramente el progresivo desguace de la red pública, lo que contribuye y mucho al aumento del caos en la salud pública, reflejando directamente en la atención prestada al más necesitado, que no tenga como costear un plan privado y mucho menos accionar al Estado exigiendo la prestación de un servicio de salud, cuando se omite o no se presta de forma eficiente y adecuada. Demostrando que el Estado no está suficientemente parecido para atender a todos los ciudadanos que dependen de un servicio de salud, de forma integral, gratuita, universal e igualitaria. Y esa problemática, consecuentemente, obliga al Poder Judicial, guardián de la Ley Mayor, a intervenir, así, obligando a Estado a cumplir con su deber constitucionalmente impuesto.